Buen domingo, especialmente con muchas sonrisas

¡Buen día! Es domingo y aunque siempre los domingos me parecieron tristes y aburridos, hoy comprendí el mecanismo de la sonrisa. No me digan la cantidad de músculos que uso para sonreír, no me interesa. Últimamente me he encontrado con otros hallazgos, que me han aportado mucho a la vida.

En primer lugar, mi motivo para ser feliz es que estoy viva, de ahí en más mientras respire puedo hacer lo que quiero, solo es proponérmelo.

En segundo lugar, si bien amo a Krishnamurti y su filosofía, me doy cuenta de que los grandes filósofos no son dueños de la verdad absoluta, que por otra parte, no existe ya que nos manejamos con juicios y éstos no son universales.

Los grandes filósofos hablan del desprendimiento del ego, bien, a mí no me funcionó. Heredé de mi madre esta histeria que me ha llevado a transitar los caminos del arte. Necesito que me alimenten el ego, y si nadie lo hace, autoalimentarlo.

Comprendí que la llave de mi destino muchas veces está escondida dentro de una frase, pero que el camino para llegar a la cerradura, depende de mí.

Cuando las circunstancias te son adversas, no desfallezcas, el tiempo te va a mostrar que esa maldad que te hicieron está encerrada en la famosa frase “no hay mal que por bien no venga”, y que como en una película en que ganan los buenos, los malos tienen el final que se merecen.

Y que aunque estés en una playa sola, con viento, la arena te golpea y te pica en la piel, de repente, ese viento que te maltrata hace que el cielo se abra y un rayito de sol te empieza a acariciar y tu día como el mío, cambia y te pinta la sonrisa.

Vamos, levantate de donde estés, sonreí y ¡¡¡VIVÍ!!! Disfrutá de la vida que es el regalo que Dios te ha dado.                   


Anuncios