Al mal tiempo, buena cara

Mirando la vida con un filtro

¡Buen día!

Arranquemos con una sonrisa… pronto va a salir el sol.

A cambiar la frecuencia… he decidido difundir buenas noticias, buenas esperanzas.

¿Podré cambiar el mundo? Sugiero que lo intentemos.

Por mi parte desde acá dejaré de esparcir penas de amor, solo hablaré de buenas nuevas.

Ante mis lectores juro solemnemente que dejaré de poner energía en quien me trae lágrimas y comenzaré a aplicar la misma fuerza que puse en esa persona, en la más importante de mi vida: o sea YO.

Después de tanto tiempo de mirar al otro, y que ese otro no te brinde absolutamente nada, llegué a la conclusión que no hay que dar a quien no lo merece. Lamentablemente nos damos cuenta de que no merecía nuestra alma, cuando la empieza a maltratar.

Hoy voy a mimarme, a reconocerme y a reconfortarme.

Desde hoy, vuelvo a vivir una Luna de Miel conmigo misma, y sé que lo que voy a encontrar, me va a gustar.

Anuncios