Mensaje en una botella

La Reina triste, sólo atinó a llorar desconsoladamente. Creía que nada podía sostenerla.
Miró su reino, había ruinas, ayes de amores olvidados y dolores latentes.
Pensó que lo mejor era abandonar el reino, que alguien con la esperanza intacta lo pueda embellecer y hacer de él, el paraíso que ella soñaba.
De repente, el río trajo una botella con un mensaje, era de su caballero.
Lo abrió pensando que iba a abandonarla, que ya ni siquiera lo vería del otro lado del río. Rompió la botella, sacó el papel con muchos nervios y en el le decía que no desfallezca, que iba a nadar y a cruzar el río.
Hoy la Reina amaneció con ganas de vivir, ganas de embellecer el reino, porque sabía que dentro de ese caballero, estaba vivo su Rey.

Anuncios