Hasta las chicas lindas sufren por amor

Argentina revolucionada… el romance entre la chica bonita y el señor inteligente se terminó. Luciana Salazar y Martín Redrado acabaron su relación, y quienes me leen habitualmente se preguntarán por qué escribo sobre ésto, y porque la conclusión de todas las cosas es el amor.

Luciana es una chica muy bella, que construyó una carrera sólida en base a su cuerpo, pero en las notas que se le realizaban, uno podía ver que pensaba, era muy hábil para contestar las preguntas de los periodistas.

El era el Golden Boy de la década menemista, y siguió creciendo. Su formación es indiscutible, pero aún así en las encuestas para medir la popularidad de él, los hombres contestan que les cae bien porque se emp… a “La Salazar”.

Pero la chica bonita, tenía en su cabeza el cuento de hadas, como todas lo tenemos, estaba enamorada y él seguía siendo… un hombre.

Hace poco tiempo un amigo, un intelectual como los que dice Luciana que le gustan, me dijo algo que me clarificó muchas cosas, y este hecho, me lo confirma.

Mi amigo me dijo más o menos lo siguiente:

“Ustedes (las mujeres) quieren una historia de amor, y nosotros (los hombres) después de los 40, no queremos nada que nos desestabilice, y una historia de amor desestabiliza, por eso siempre elegimos la incomodidad de un mal matrimonio a la probable felicidad de una nueva relación”.

Entendí que en esa frase estaba encerraba la cobardía masculina. Hablando con muchas amigas que están en una situación de romance con alguien que lleva una vida miserable y que no se separan ya sea por dinero o comodidad, el amor las atonta y aceptan situaciones realmente horribles, aceptar ser la segunda en el anonimato de un departamento, de que no las lleven a ningún lugar donde puedan ser vistos. Estos señores pretenden una vida para el afuera perfecta y sus sentimientos los esconden.

Una cree que las chicas lindas y famosas no sufren, pero esta vez le tocó a una de ellas. El Doctor Redrado, el cual se hizo conocido en muchos lugares por ser quien tenía una relación con “La Salazar”, hoy la destruye como muchos nos destruyen a mujeres simples amas de casa, empleadas, abogadas o médicas.

El tema, es el amor. Y muchos señores que pasaron los 40, reprobaron esa materia.

Anuncios