Cupido disparó su flecha, y me hirió el corazón

En el día de San Valentín me pregunto: ¿éste angelito llamado Cupido es un experto tirador de arco y flecha? Realmente lo dudo, o es que me muevo demasiado, o últimamente pierde la razón y dispara a tontas y a locas.

Me gustaría que sucediera lo siguiente: Que San Valentín lo llame a Cupido, y que le marque límites a sus disparos.

Me imagino a este angelito regordete saltando como loco, repartiendo flechitas de acá para allá, sin tener conciencia adonde dispara, a lo mejor la pega, pero en mi caso personal, en su reparto, yo recibí las flechas equivocadas.

Quizá no sea una sabia decisión tomada el día de San Valentín, pero desde ahora me sacaré las flechas y me las voy a sacar de encima, no sea cosa de que alguna prenda y amanezca nuevamente con lágrimas en los ojos.

Feliz Día de San Valentín, a los que el enanito regordete les colocó la flecha correcta.

Anuncios