Viejas páginas… viejos mails

¿Alguna vez se les ocurrió volver a leer viejos mails que significaron mucho en tu vida? Yo lo hice, y el resultado es una tristeza enorme, por lo que pudo ser y no fue.

Este arte de comunicación quedará en el recuerdo y en los servidores, para que dentro de cien años alguien retome el negocio de “Cartas de Amor”. Antiguamente uno escribía la carta, compraba la estampilla, la mandaba y cuando el destinatario la recibía eran otros los sentimientos. Hoy hay que cuidarse de lo que uno escribe en momentos de bronca, de dolor o del enamoramiento más grande, porque la recepción es inmediata.

Hoy escuché el dolor de un amigo, al cual su exnovia le está mandando mails escritos con una pluma envenenada. Mi recomendación fue que intente ignorar lo que había ahí, pero me dí cuenta que él estaba como yo con alguien meses atrás.

Cuando todavía existen esas dagas que vuelan a través del espacio, todavía no se apagó el fuego. Lo triste es que a veces el fuego jamás se apaga.

Hoy leí viejos mails, en el que me ofrecías entre otras cosas escribir en mi espalda, pero ella quedó vacía de tus notas, y también leí tus mails “escritos con estilete”, como solía decirte, y sabés, esas saetas aún me rompen el corazón. ¿Como conformarse con una promesa que nunca llegó a ver la luz?

Anuncios