Gracias

Fue un año de muchas caídas, pero también en el que aprendí a levantarme.

También donde la vida me ayudó a volver a creer en los cuentos de princesas, porque el príncipe me despertó del hechizo maléfico.

Pero fundamentalmente fue el año en que aprendí en que el fruto madura después de plantar el árbol y cuidarlo.

No es fin de año, pero tengo a tanta gente que agradecer de que haya vuelto a mi vida, que para fin de año la lista sería interminable. En primer lugar, ¡Gracias a mi Príncipe! por haberme dejado ser tu geisha, por besarme y despertarme, gracias a mis amigas, quienes siempre están, gracias a vos, hoy pelado ex cabellera rubia que aún creés en mí y en estos días me estás ayudando a volver a soñar con que puedo volver a ocupar el lugar que dejé, gracias a mis alumnos, que ayer me dieron una gran alegría.

Gracias, los amo.

 

Anuncios